Inventor del relato detectivesco

208 años del natalicio de

Edgar Allan Poe

Estados Unidos, 19 de enero,1809 – 7 de octubre de 1849

Biografía


La ilustración de Edgar Allan Poe es obra  del premiado caricaturista venezolano, Eduardo EDO Sanabria, residenciado actualmente  en la ciudad de Miami, Florida, USA. 

http://www.edoilustrado.com


El cuervo, “The Raven”,  de Edgar Allan Poe, es uno de los poemas más famosos de la lengua inglesa, y famosa es también su versión al castellano,  gracias a Julio Cortázar, quien fue el traductor de muchas de las obras de Poe.

Ambientado con una aureola sobrenatural, el poema, muy narrativo, se lee casi como un cuento. Narra la visita de un cuervo al hogar de un amante que llora la pérdida de su amada Leonora y de la senda que emprende hacia la locura.

Poe afirmaba haber escrito el poema de forma muy lógica y metódica. Su intención era crear un poema que pudiese gustar tanto a las clases populares como a las personas de gusto más refinado, como explica él mismo en el que fue su siguiente ensayo: la Filosofía de la composición. El poema se inspira parcialmente en la figura del cuervo parlante de la novela Barnaby Rudge de Charles Dickens. Poe toma prestados el complejo ritmo y la métrica del poema Geraldine de Elizabeth Barrett Browning.

La publicación de El cuervo, el 29 de enero de 1845 en el diario New York Evening Mirror, convirtió a Poe en un personaje muy popular. Pronto se hicieron reimpresiones, parodias y versiones ilustradas del poema. Aunque algunos críticos mantienen opiniones diversas acerca de su valor literario, el poema sigue siendo una de las composiciones más famosas que se han escrito en lengua inglesa.

Si quieres leerlo, junto con otras obras del maestro de la literatura gótica, hazle click a el cuervo.

LEER

 

A la muerte  
se le toma de frente, 
con valor y después 
se le invita a una copa. 

 

Principe de las letras castellanas

 

150 años del natalicio de

Rubén Darío

 

Nicaragua, 18 de enero, 1867 – 6 de febrero 1916

 

Juventud,  divino tesoro

!ya te  vas para no volver!

Cuando quiero llorar

no lloro… y a veces

lloro sin querer.

 

Biografía y obra


¿Qué ocurre con la luna llena?

Una investigación de la Universidad de Basilea, Suiza, indica que la luna tiene una gran influencia en la percepción del sueño, ya que la misma puede ser subjetiva u objetiva según el ciclo lunar. Por ello, durante los  días que más cercanos están a la luna llena, la actividad cerebral relacionada con sueño profundo disminuye un 30%, se tarda más en conciliar el sueño y se duerme menos tiempo.

La luna llena ocurre cuando la misma, en oposición al sol, se halla repleta de luz. Los tejidos corporales se someten a una gran presión y además puede causar distanciamiento de los sentimientos. Esto quiere decir que se “despierta” el lado instintivo del ser humano.  Es por ello que nacen las leyendas de que durante la luna llena aparecen los hombres lobos según las creencias populares. El cuerpo puede retener más líquidos y tiende a hincharse más fácilmente.

Es necesario prestar atención a lo que se bebe o lo que se come. Las sensaciones, emociones y sentimientos estarán “a flor de piel” y pueden presentarse trastornos psicosomáticos, aumentar las alteraciones del sueño, sufrir insomnio, pesadillas o sueños más coloridos, reales e intensos.

Durante la fase de luna llena no se aconseja comenzar dietas para bajar de peso y tener cuidado con los efectos secundarios de los medicamentos. Prevenir dolores de cabeza, que pueden ser intensos y mantener el sentido del humor, no tomarse todo a la tremenda ni comenzar discusiones.

Dura pocas horas y su efecto es realmente notable, por ejemplo, las heridas sangran más, también la menstruación de las mujeres y hacer una cirugía programada puede ser riesgoso. Es común que la gente esté más agresiva. Se incrementan los partos y las enfermedades relacionadas a los nervios. Los que tienen cabello fino pueden cortarlo en este ciclo.

Por otro lado, un estudio realizado por la fundación Spiritual Science Research Foundation (Fundación para la Investigación de la Ciencia Espiritual) afirma que las frecuencias lunares son ligeramente más sutiles o intangibles, que las frecuencias de nuestros pensamientos, pero son mucho menos sutiles que las frecuencias de las impresiones de nuestra mente. Las frecuencias lunares tienen la capacidad de hacer que las frecuencias de los pensamientos procedentes de las impresiones de nuestro subconsciente emerjan a la mente consciente. Una vez en la mente consciente nos damos cuenta de ellos. Así, una persona se vería influenciada por la impresión que predomina en su mente.

Se cree que todo lo que se emprenda 6 horas antes y 6 horas después de una luna llena será exitoso.

Así que buena suerte en todos los emprendimientos durante la luna llena de este año nuevo 2018. ¡Una feliz coincidencia!

 

Feliz Año Nuevo

Happy New Year

Bonne Anée

¿Qué lee Bill Gates ?

Aun tenemos tiempo para explorar un poco más…

En la vida de todos siempre hay alguien a quien queremos hacerle un regalo que lo tiene todo, y entonces nos planteamos la gran pregunta:  ¿Qué le regalo? Pues sin duda, la respuesta es…¡un libro!

En esos casos, las recomendaciones de Bill Gates son de gran utilidad. Se ha dicho que lee más de 50 libros al año. Esto son algunos de los que el guru de la computación y también filántropo recomienda regalar en esta época navideña.

¡Libros perfectos para aquellas personas de nuestras vidas que son altos ejecutivos;  hombres y mujeres de negocios, emprendedores e inversionistas.


The Big Short

El autor Michael Lewis hace un análisis profundo sobre la crisis financiera de 2008 en Estados Unidos.


Business Adventures

Gates lo califica como el mejor libro de negocios. El texto, escrito por John Brooks, da una mirada profunda y penetrante a la vida corporativa y financiera de Estados Unidos.


Behind the Beautiful Forevers

La ganadora del premio Pulitzer, Katherine Boo, escribe las inspiradoras formas de encontrar soluciones a problemas complejos.

 


Brain Rules

En cada capítulo, John Medina explora una regla del cerebro y ofrece orientación sobre cómo mejorar el rendimiento en la escuela y el trabajo.


The Bully Pulpit

Doris Kearns Goodwin escribe sobre la amistad entre Theodore Roosevelt y William Howard Taft durante la primera década de la Era Progresista.


Creating the Twentieth Century

El escritor Vaclav Smil ofrece un relato histórico de cómo la tecnología transformó el mundo y explotó las posibilidades de las sociedades futuras.


 


The Rise and Fall of American Growth

Un profundo análisis de la economía y la vida en América desde 1870 de   Robert J. Gordon.


How Not to Be Wrong

Jordan Ellenberg explica cómo las matemáticas juegan un papel importante en la vida cotidiana. Bill Gates llama a este libro “una carta de amor a las matemáticas”.


Hipérbole y Media

Allie Brosh representa momentos de su vida a través de dibujos, mientras aborda temas profundos, como la enfermedad mental y la autoestima.


Mindset

The New Psychology of Success: La psicóloga de Stanford, Carol Dweck, explora las consecuencias de las mentalidades fijas y en crecimiento.


Moonwalking with Einstein

Joshua Foer te enseña cómo mejorar la memoria en diferentes maneras. Después de practicar las sugerencias todos los días ganó el Campeonato de Memoria en Estados Unidos en 2006.


The Rosie Project

La novela de Graeme Simsion cuenta la historia de un genetista que podria padecer de  Síndrome de Asperger y su increíble viaje en busca de su esposa.

 

 


Bill Gates en su oficina de Bellevue, 1980, cortesía de los Archivos Microsoft.

Feliz Navidad

 

 

¿Cuándo se convirtió el libro en un buen regalo?

 

Hablan los expertos.

Escritores y editores explican por qué no hay un obsequio mejor en cualquier época del año.

No está claro el origen del prestigio del libro como el mejor regalo posible, pero autores, sociólogos y editores coinciden en que obsequiar literatura demuestra complicidad con el amigo, conocimiento del otro y de uno mismo, y, sobre todo, cultura y honestidad.

Sin embargo, muchos expertos asoman que el fenómeno de regalar libros se incremento en forma exponencial en el periodo de la Ilustración, movimiento cultural e intelectual europeo que se desarrolló desde mediados del siglo XVIII. Se denominó  asi por su declarada finalidad de disipar las tinieblas de la ignorancia de la humanidad mediante las luces del conocimiento y la razón. Por este motivo, el siglo XVIII es conocido como el “Siglo de las Luces” y del asentamiento de la fe en el progreso.

Manuel Borrás

Editor español, licenciado en Filología moderna en la Universidad de Valencia y cofundador de la editorial Pre-Textos, de la que es director literario, asegura que desde hace al menos cuatro siglos, los libros se convirtieron en obsequios de importancia.

Añade que “lo importante es el contenido y no el soporte o la forma, porque cuando le regalas a alguien un libro le estás diciendo muchísimo de sí mismo, de cómo le ves y de quién eres tú; para acertar siempre debes contemplar al otro, no es como regalar unos esquís que sólo le van a servir para eso y van a enriquecer su mundo” A veces, incluso, los libros regalados pueden cambiar nuestras vidas, comenta Borrás, Recuerda cómo su madre le regaló, siendo niño, las poesías de Rubén Darío, y cómo buscó en un atlas dónde estaba ese “paisito desconocido” llamado Nicaragua.

Ahora, con la perspectiva que da el tiempo, el editor que más ha hecho por que autores de las dos orillas sean conocidos, sabe que ése fue su primer viaje.  Quizá por eso, Borrás siempre regala a sus íntimos las Meditaciones de Marco Aurelio, el Velázquez de Ramón Gaya, y los ensayos de Montaigne.

 

 

 

 

Román Gubern Garriga-Nogués

Es escritor e historiador de medios de comunicación español, singularmente de cine y cómic. Sus estudios sobre el cine mundial, o durante la guerra civil española, así como el lenguaje del cómic y la pornografía fueron pioneros en España. Destaca que el libro es el mejor regalo “(…) si es realmente bueno. Es un compañero fiel que va contigo toda la vida”.

Aprovecha para reivindicar el libro tradicional ante al ebook, ya que “frente a los actuales lectores digitales, el libro impreso tiene el encanto del objeto, su forma, su textura… Pese a todo, creo que el libro electrónico y el tradicional ‘gutemberiano’, por decirlo así, coexistirán durante mucho tiempo. Desde mi punto de vista, el libro electrónico realiza una labor de almacenamiento importantísima en lugares de estudio como universidades o bibliotecas. El impreso, sin embargo, conserva su valor fetiche considerándolo casi como una obra de creación. Pienso en las portadas de Junceda o en las ediciones de Alicia en el País de las Maravillas, aún ilustradas por los dibujos de John Tenniel. Ése es el encanto que aún tiene el libro tradicional. El libro impreso tiene la posibilidad de encariñar, de seducir. El libro electrónico es más frío pero más útil. Desde luego, a alguien que yo quiera jamás le regalaría un libro electrónico. En el libro impreso hay un plus de cariño que no existe en otros soportes”.

Gubern señala a la Ilustración como ese momento en que los libros se convirtieron en excelentes obsequios. Explica: “justo cuando el libro se convierte en algo accesible para las masas. En definitiva, cuando se democratiza. A partir de este momento, el libro nace como objeto diferenciado y es cuando se consideran los aspectos que comento sobre su olor, tamaño, etc”

Le gustaría regalar Y siguió la fiesta, de Alan Riding, “sobre la vida cultural en el París ocupado por los alemanes.”; El amigo americano, de Charles Powell, “que he leído con mucho placer”, y El discreto encanto de la subversión, de A. Villamandos.

 

 

Gonzalo Hidalgo Bayal

Confiesa que no sabe regalar otra cosa, tal vez porque “un libro es el regalo más personal, ya que implica a la conciencia y al gusto tanto del que regala como del destinatario, y más perdurable, porque permanece doblemente en la memoria, como regalo y como texto”.

El reconocido novelista, poeta y ensayista, se licenció en Filología Románica y en Ciencias de la Imagen por la Universidad Complutense de Madrid, asegura: “personalmente, puedo hacer lo indecible por conseguir un libro si sospecho que a alguno de los míos les pueda interesar y convenir. Con suerte, es el mejor acierto”.

Para Hidalgo Bayal también es cuento largo lo del “momento” en que los libros se convirtieron en buenos regalos. Dice: “antiguo y selecto, de supremacía intelectual, paraíso cerrado para muchos. El prestigio social tal vez sea más cercano, un ingrediente añadido a la teoría de la clase ociosa. Creo que ahora los antiguos prestigios -social e intelectual- se han fundido en un prestigio nuevo, que no es de gremio ni de clase, sino democrático y común, popular y personal, de inmensa minoría y brotes humanistas -casi estoy por decir ‘humanos’-”.

Gonzalo Hidalgo Bayal apuesta este año por Yo confieso, de Jaume Cabré, “una novela magnífica y voluminosa que compré un poco a ciegas, leí con gusto y he regalado con entusiasmo”, y por La noche feroz, de Ricardo Menéndez Salmón, “una de mis preferencias”.

 

 

Antonio Muñoz Molina

Escritor español, académico de número de la Real Academia Española y miembro honorario de la Academia de Buenas Letras de Granada, vuelve sus ojos al pasado, a la Roma clásica y al medievo: “Con la imprenta hay una generalización del libro, pero no hay más que pensar en la reverencia que en Roma se conservaban los libros o cómo en la Edad Media se salvaron tantos libros. Pensamos que han estado siempre a disposición de todo el mundo, pero no es verdad, a veces ha habido un único ejemplar que fue copiado por un monje y que pudo perderse para siempre. Desde que existe el concepto del texto escrito que se puede copiar y trasmitir, muy visible desde Alejandría, un buen libro siempre ha sido un tesoro”.

Muñoz Molina apuesta por los dos libros “inéditos” del periodista y escritor sevillano Manuel Chaves Nogales recuperados por la editorial Renacimiento, titulados Crónicas de la Guerra Civil y La defensa de Madrid, y también  por Tierras de sangre, de Timothy Snyder , “un libro prodigioso que analiza la mala suerte de catorce millones de europeos exterminados en doce años.

 

 

 

 

 

 

 


Enlaces relacionados

 

La Ilustración

Si deseas saber algo más sobre este movimiento, visita:

https://cronicasdeimarie.wordpress.com/2017/01/13/james-lackington-un-librero-de-vanguardia/


 Referencias

http://www.elcultural.com

El arte de regalar un libro

Cuando regalamos un libro, obsequiamos algo que perdura para siempre, porque una vez leído, se convierte en parte de la persona a quien se lo regalamos. Lo que ese lector aprendió, sentió, pensó y asimiló se queda con él para siempre.

A quien se le obsequia un libro se le da la oportunidad de vivir a plenitud. Cada párrafo leído les brindará momentos de pasión, alegría, tristeza, inquietud, de imaginación y de silencio. Por eso es tan difícil olvidarse de quien lo regala.

Otorgamos a quien lo recibe nuestro voto de confianza, estima y seguridad por todo lo que puede aportar al leerlo. Le agradecemos su contribución a la cultura y su ejemplo a las generaciones futuras, pues cuando un niño ve leer a sus padres se motiva a hacerlo también.

Significa compartir una experiencia inigualable, sin fronteras ni barreras de ningún tipo. Significa dar la posibilidad a esa persona de emocionarse con lo que tú lo has hecho y quizás por qué no cambiar su perspectiva de las cosas. Entender, empatizar, descubrir, emocionarnos, ser héroes o bandidos, todo eso lo puedes regalar envuelto en un papel de colores a través de un libro

Pero ademas, es un gesto que trasciende, porque siempre hay quien preste o regale un libro que una vez le regalaron, y se convierte en una cadena interminable de experiencias y conocimientos.

Regalar un libro es un acto personal y delicado que tiene en cuenta al otro. Un acto de seducción: uno espera que quien lo recibe sea conquistado por ese texto pero también por el hecho de haberlo elegido especialmente para esa persona.

Regalar un libro es obsequiar algo íntimo y quienes regalamos libros  a menudo sabemos que no es una elección que se pueda hacer a la ligera, sin pensar.  Es un acto personal y delicado.

Asi que aquí te dejamos unas recomendaciones de los mejores libros para regalar estas Navidades .

 

Los 10 mejores libros para regalar a una mujer

 

 

Descubre los mejores libros para regalar a una mujer de la mano de Alice Walker, Isabel Allende, Beverly Swerling, David Safier y otros tantos autores.

Consultar aquí 

Los 10 mejores libros para regalar a una amiga

 

Lisa See, Olivia Goldsmith o Candace Bushnell plasman en sus historias la importancia de la amistad. Pero no sólo las mujeres escriben libros para un público femenino. Descubre, también, las obras de Federico Moccia y Markus Zusak.

CONSULTAR AQUÍ

 


Los 10 mejores libros para regalar a tu hombre

 

 

Descubre los mejores libros para regalar a tu hombre de la mano de Hemingway, Scott Fritzgerald, Banks, Neil Gaiman, Bradbury, Burgess, le Carré, Reverte, Pierre Vilar y Javier Cercas.

Consultar aquí 


Los 10 mejores libros para regalar a un amigo

 

 

Con Mario Vargas Llosa, Charles Bukowski, José Saramago o Neil Gaiman acertarás seguro. Descubre, además, los 10 mejores libros para regalar a un amigo de la mano de escritores como Carlos Ruíz Zafón, Luis Piedrahita, Alfred López, Javier Santaolalla, Pau Donés y Xavier Güell.

CONSULTAR AQUI

 

 

 

 


 

Canción de Navidad

 El cuento más querido de Charles Dickens

maxresdefault

 

“A Christmas Carol”  o Canción de Navidad de Charles Dickens es probablemente el libro de cuentos de Navidad más querido de todas las generaciones desde su aparición en 1843.

 

a-christmas-carols-book-by-charles-dickens    250px-charles_dickens-a_christmas_carol-title_page-first_edition_1843

 

Publicado durante la época victoriana, un momento en el cual existía una gran nostalgia por las viejas tradiciones navideñas, que durante muchos años habían sido prohibidas por los reinados protestantes, unida a la introducción de nuevas costumbres como los árboles de Navidad y las tarjetas de felicitaciones, el libro de Dickens se convirtió en un éxito universal, que aun ocupa un espacio privilegiado en los corazones de quienes celebran la Navidad.

 

queen-victoria-and-prince-albert

La reina Victoria el principe Alberto, grandes promotores de la Navidad.

victoria4_getty_nocredit

A mediados del siglo XIX, un interés nostálgico por las antiguas tradiciones navideñas recorrió la Inglaterra victoriana tras la publicación de tres influyentes obras: Some Ancient Christmas Carols (1822), de Davies Gilbert; The Book of Christmas (1837), de Thomas Kibble Hervey; y Selection of Christmas Carols, Ancient and Modern (1833), de William Sandys.

Este interés fue estimulado también por el príncipe Alberto, consorte de la reina Victoria, de origen alemán quien popularizó el árbol de Navidad alemán tras su matrimonio con la reina en 1841, la primera tarjeta navideña en 1843 y un resurgimiento del canto de los clásicos villancicos conocidos como  christmas carols.

 

La primera tarjeta de Navidad

primera-tarjeta-de-navidad

1843

La primera tarjeta de Navidad fue diseñada por el artista John Callcott Horsley en 1843, para Sir Henry Cole. Muestra a una familia, de clase alta, brindando y disfrutando de una fiesta de Navidad. Se imprimieron 2.050 tarjetas que se vendieron por un chelín cada una. Ahora figura entre los objetos más buscados por los coleccionistas.


alexanderfrancisdickens1842

Charles Dickens a los 30 años en 1842, época en la que escribio Canción de Navidad.

Las inspiraciones de Dickens para escribir Canción de Navidad fueron muchas y variadas, pero las principales fueron las tristes y humillantes experiencias de su infancia, su simpatía por los pobres y varios relatos navideños y cuentos de hadas y fantasmas propios de la época.

Dickens abogaba por una actitud más benévola y caritativa con los niños, pues las condiciones en la era victoriana les eran muy adversas. La prostitución, la mendicidad, el maltrato a los obreros, el hacinamiento de las ciudades a consecuencia de la industrialización del país y el colonialismo británico en el mundo tuvieron una fuerte influencia en toda su obra literaria. Fue muy crítico denunciando la miseria y las duras condiciones de las clases bajas y obreras en aquél mundo cambiante de la industrialización del Siglo XIX en Inglaterra, donde las diferencias sociales eran crueles y abismales.

Aunque las tristes experiencias de su niñez no aparecen directamente narradas en la obra, sus sentimientos contradictorios hacia su padre son la principal inspiración del personaje central de la obra Ebenezer Scrooge.

 

Ilustraciones originales de

Canción de Navidad

a-christmas-carol-illustrations-1920x1440-24

Las ilustraciones originales de Canción de Navidad fueron realizadas por el  conocido caricaturista e ilustrador inglés John Leech. Fue muy popular por su trabajo en la revista Punch, una publicación humorística que combinada sátiras verbales y gráficas con comedia social ligera.

 

 

ilustracion7

 

La novela de Dickens fue una de las principales influencias en el resurgimiento de las viejas tradiciones navideñas en Inglaterra. A la vez que transmitía imágenes y sentimientos de optimismo, alegría, calidez y vida, también  presentaba elementos de oscuridad, desesperanza, frialdad, tristeza y muerte.  El propio protagonista, Scrooge, es la personificación del invierno y, al igual que el invierno, es sucedido por la primavera y el resurgimiento de la vida, el corazón duro, frío y triste de Scrooge es restaurado a la alegría y la buena voluntad.

 

A pesar de su infancia pobre, Dickens realmente amaba la Navidad.  Él creció con todas esas tradiciones y luego las trasladó a su propia familia.  Era famoso por realizar divertidos trucos de magia para asombrar a sus hijos y a otros espectadores en las fiestas y reuniones sociales navideñas”  dice Louise Price, curadora del Museo Charles Dickens en Londres.

 

 


epoca-victoriana

Charles Dickens escribió y publicó Canción de Navidad en 1843 a los 31 años, en respuesta a un informe del gobierno británico sobre la gravedad del trabajo infantil en el país.  Estaba muy conmovido y furioso por la situación y como primera reacción consideró escribir un panfleto utilizando su vasta experiencia como periodista político. Pero cambió de parecer y escribió a un amigo diciendo: “En lugar de un panfleto escribiré algo en Navidad que tendrá 20 veces más fuerza”.

Ese mismo año Dickens visitó a su hermana en Manchester y aprovechó para encontrarse con representantes de organizaciones de caridad que ayudaban a las clases más desposeídas en esa ciudad industrial. También en 1843 recorrió los colegios más pobres de Londres, conocidos como “ragged schools” dedicados a educar a los jóvenes huérfanos o abandonados y sin ningún tipo de recursos de la capital inglesa. Quedó terriblemente impactado por sus condiciones.

 

151222123522_dickens_624x351_getty

 

El resultado de esa fuerte experiencia fue Canción de Navidad. La novela corta fue un éxito desde que vio la luz. Publicada el 17 de diciembre, seis días antes de la Navidad de 1843, las primeras 6.000 copias se vendieron antes de la víspera de Navidad.

 

marleys_ghost


 

Colección de estampillas conmemorativas del 150 Aniversario de la publicación de Canción de Navidad, emitidas por el Royal Mail en el año 2011.

0436-christmas-carol

 

 

charles-dickens

¿ QUIÉN FUE ?

Charles Dickens nacío el 7 de Febrero de 1812, en Portsmouth, Hampshire, en el Reino Unido. Su padre, John Dickens, era oficinista de la Pagaduría de la Armada en el arsenal del puerto de Portsmouth. Un hombre que vivía más allá de sus posibilidades, con una vida llena de despilfarro, que arrastró deudas hasta ser encarcelado y sumió a su familia en la mendicidad.

Casa en donde nacio Charles Dickens en 1812 en Portsmouth, Inglaterra

Su madre, Elizabeth Barrow era un mujer de clase media inglesa. La familia se traslada a Londres y luego a Kent cuando él tiene 5 años. Charles no recibió educación formal hasta la edad de 9 años, hecho que posteriormente le reprocharían sus críticos, al considerar su formación en exceso autodidáctica. A esa edad, después de acudir a una escuela en Rome Lane, estudió cultura en la escuela de William Gile, un graduado en Oxford. Pasaba el tiempo fuera de su casa, leyendo vorazmente.

screen-shot-2016-12-16-at-2-05-39-amEn 1823, contando con 11 años, su familia se instala en Camden Town, uno de los suburbios más pobres de Londres.  Aunque sus primeros años parecen haber sido una época idílica, él se describía como un “niño muy pequeño y no especialmente cuidado”. También hablaría de su extremo patetismo y de su memoria fotográfica de personas y eventos, que le ayudaron a trasladar la realidad a la ficción en sus obras, ocupando un espacio destacado en la escuela realista de la literatura inglesa.

2-london-debtors-prison-granger

En 1824, su padre es denunciado por impago de deudas y encarcelado en la famosa prisión de deudores de Marshalsea. La mayor parte de la familia se traslada a vivir a la cárcel con el padre debido a una modalidad de la época que permitía a la familia del moroso compartir su celda. Charles se ve obligado a dejar la escuela, empeñar su amada colección de libros y buscar un alojamiento cercano. Fue acogido en una casa pensión de Little College Street y acudía los domingos a visitar a su padre en la prisión. Apenas contaba con 11 años.

dickensinblackingfactory

En 1824, al cumplir los 12 años, la edad permitida para el trabajo infantil en la Inglaterra de la Revolución Industrial, inmediatamente la familia lo envía a trabajar a Warren’s Boot-blacking Factory, una fábrica de betún para calzado, propiedad de un familiar de su madre, ubicada cerca de la actual estación ferroviaria Charing Cross de Londres. El joven Dickens tenía un profundo sentimiento de clase y superioridad intelectual y se sentía terriblemente  incómodo rodeado de obreros que se referían a él como “el joven caballero”. Trabajaba jornadas de 10 horas en unas condiciones atroces, en un espacio invadido por roedores, pegando etiquetas en los botes de betún para calzado; ganaba seis chelines semanales. Con este dinero, debía pagar su hospedaje y ayudaba económicamente a la familia, la mayoría de la cual aún vivía con su padre que permanecía encarcelado.

Después de algunos meses, su familia logra trasladar su vivienda fuera de la prisión de Marshalsea, pero su situación económica no mejoró hasta que al morir la abuela materna de Charles, la familia recibió una herencia de 450 libras con las cuales pagaron la deuda para que el padre pudiera salir de la cárcel.

Sin embargo, su madre no retira a Charles de forma inmediata de la compañía. Dickens nunca olvidaría su empeño de obligarle a permanecer trabajando en la fábrica, lo cual lo entristecía y humillaba aún más, perdiendo la esperanza de poder recuperar alguna vez su antigua y feliz vida. Fue durante este terrible periodo de su infancia que Dickens observó la situación de los niños en los lugares más pobres de Londres y presenció las  injusticias sociales que sufrían, viviéndolas en carne propia.

Dickens amaba y demonizaba a su padre al mismo tiempo y fue este conflicto psicológico el que inspiró la existencia de dos personalidades distintas en Scrooge en Canción de Navidad: un Scrooge frío, egoísta y avaricioso y otro benévolo, generoso y amable.

Estas vivencias marcarían su vida como escritor. Dedicaría gran parte de su obra a denunciar las condiciones deplorables bajo las cuales sobrevivían las clases proletarias. En su novela David Copperfield, juzgada como su trabajo más autobiográfico, escribió: “Yo no recibía ningún consejo, ningún apoyo, ningún estímulo, ningún consuelo, ninguna asistencia de ningún tipo, de nadie que me pudiera recordar. ¡Cuánto deseaba ir al cielo!”.

Dikens JovenNuevamente, con la intervención de su madre, a los 15 años, en 1827, consigue un trabajo como pasante en el bufete de los procuradores Ellis & Blackmore y después de un tiempo se convierte en taquígrafo judicial.

En 1828 comienza a colaborar como reportero en el Doctor’s Commons, también conocido como “La Escuela de Civiles”, una destacada asociación de abogados especializados en derecho civil en  Londres. Luego, desde 1832 y hasta 1834, trabajó como cronista parlamanetario para el diario vespertino The True Sun. 

En 1834 lo contrata el The Morning Chronicle, un diario abiertamente identificado con el partido político Whigs, de tendencia liberal, quienes promulgaron la abolición de la esclavitud tanto en el Reino como en las Colonias; y dieron emancipacion religiosa a los católicos, eliminando las grandes restricciones de credo de la época. Dickens se desempeña como reportero para informar sobre los debates parlamentarios, viajando través del país cubriendo las campañas electorales, iniciándose en su larga y fructífera trayectoria como periodista político.  Tenía 22 años y fue su primer empleo estable.

En 1836 sus artículos en forma de esbozos literarios que habían ido apareciendo en distintas publicaciones desde 1833, se editan formando el primer volumen de Sketches by Boz  y que dio paso a la publicación de las primeras entregas de Los papeles póstumos del club Pickwick, su primera novela, inicialmente publicada por entregas durante los años 1836 a 1837, cada una de ellas convirtiéndose en un acontecimiento literario. Dickens continuó contribuyendo y editando diarios durante gran parte de su vida.

Los textos de Dickens fueron sumamente populares y leídos extensamente. Definido como “el novelista de la vida popular inglesa”, denunció en sus obras la realidad social de su época, reflejando la estratificación de la sociedad victoriana. Le gustaba empatizar con las gentes más comunes y mostraba cierto escepticismo por la familia burguesa. Buscó alfabetizar a sus lectores promoviendo el hábito de la lectura con su modalidad de fascículos. Sus novelas se publicaban por capítulos y se distribuían por correo en formato de folletines.

 

Más que literato, fue un agudo reportero capaz de penetrar en el alma del pueblo y exhibir las miserias de su tiempo, sin pena ni morbo, con infinita piedad.

 

 

 

83308308_large_3234833_charles_dickens_with_his_two_daughters_by_mason_co_robert_hindry_mason_jpg_1314102911

Charles DIckens leyendo a dos de sus hijas en el patio de su casa de Gad’s Hill Place, fotografiado por Robert Hindry

gads-hill-place

En 1856, su popularidad y el éxito obtenido por sus novelas le permitierón comprar Gad’s Hill Place. Esta gran casa ubicada en Higham, Kent, tenía un especial significado para el escritor, ya que de niño, sumido en la pobreza y la tristeza, había caminado por sus cercanías soñando con habitarla algún día.  Había sido el lugar en donde se habían desarrollado algunas escenas de la primera parte del Enrique IV de Shakespeare, conexión literaria que complacía a Dickens. Esa fue su última morada.

Su gran best seller fue David Copperfield, su octava novela, del cual llegó a vender más de  100,000 ejemplares en muy poco tiempo. Fue también el primer escritor en utilizar la palabra detective en sus novelas. David Copperfield fue publicada por entregas en 1849 y en forma de libro en 1850.

charles_dickens_circa_1860Fascinado con el teatro como un escape del mundo real, durante los últimos años de su vida Charles Dickens dedicó mucho de su tiempo a las lecturas públicas de sus  novelas más amadas. Estas presentaciones eran muy esperadas entre sus seguidores y lectores. Los espectáculos de lectura itinerantes eran extremadamente populares y el 2 de diciembre de 1867 Dickens hizo su primera lectura pública en los Estados Unidos, en un teatro de Nueva York.

Los largos viajes, el esfuerzo y la pasión que imprimía a estas lecturas, con voces individualizadas para sus personajes, contribuyó mucho al deterioro de su salud y quizás también, en parte,  a su muerte prematura a los 58 años.

Charles Dickens muere el 9 de junio de 1870 en su casa de Gad’s Hill Place.

Está sepultado en la “Esquina de los Poetas” de la Abadía de Westminster.


 A su muerte circuló un epitafio impreso que decía:
36063-410-550

Charles Dickens, 1958,  por Herbert Walkins, National Portrait Gallery, London.

Fue simpatizante del pobre, del miserable y del oprimido;
con su muerte, el mundo ha perdido a uno de los más
grandes escritores ingleses. 

 

 

El gran  sueño de Charles Dickens fue el de ser libre y lo consiguió siendo escritor. Solo comparado con William Shakespeare, es considerado el mayor exponente de la literatura inglesa.

Fotografía de Bettmann Corbis.75052-004-c210a8e0

 

Para los verdaderamente curiosos

manuscrito

Puedes acceder al manuscrito original de Canción de Navidad

en este link:

http://www.fadedpage.com/showbook.php?pid=20091008